Taironaka Santa Marta


Otros Sitios Turísticos de Santa Marta

¡Vamos a un auténtico spa natural que sabe muy bien como mezclar la naturaleza y la historia! Su nombre nos da una clara pista de lo que no espera. Tayronaka es un imperdible dentro del programa en Santa Marta: turismo verde, arqueología y conexión espiritual se fusionan dentro de un marco natural impresionante. Así es, más o menos a 56 kilómetros de la ciudad y 20 kilómetros del parque Tayrona se empiezan a delinear las huellas de una impresionante cultura. ¡Qué esperamos!...

Empaquemos lo necesario, agua embotellada, una gorra, repelente para insectos, bloqueador solar… ¡la cámara no se nos puede quedar! Ahora sí, un tomemos un bus intermunicipal que vaya de Santa Marta a Riohacha; se le pide al conductor que nos deje en Don Diego y de allí se tuerce como doscientos metros hacia el parqueadero de la reserva donde un trabajador te llevará hasta el puerto; no parece complicado llegar a este remanso de paz, ¿cierto?

Galería de Fotos


Iniciando desde Puerto Ospina el viaje en lancha hacia Taironaka dibuja un hermoso panorama lleno de promesas. El río Don Diego, arteria que alimenta las verdes praderas de esta reserva natural, nos da un claro indicio del porqué sus antiguos pobladores eligieron a este lugar para crear un asentamiento que en lo sucesivo sería habitado por descendientes de los taironas como tagangas, gayras y koguis.

Taironaka Santa Marta Taironaka Santa Marta Taironaka Santa Marta

Incluso, apenas bajamos de la lancha, otros detalles acreditan nuestra anterior suposición: los sentidos se embargan con colores y aromas nunca antes vistos ni percibidos. Asimismo, viendo el maravilloso estado del entorno natural y arqueológico, mientras cruzamos por las calzadas de roca, entendemos el amor que el capitán Ospina Navia, fundador de la reserva y cariñosamente llamado “El Capi”, sentía por esta tierra, al punto de brindar denodados esfuerzos por su preservación y restauración.

Mientras seguimos caminando parece que muchas nuevas sensaciones se perfilan en el horizonte, aunque será mejor que echemos primero un vistazo al pequeño museo tayrona... como para entrar en materia. El museo lo que tiene de pequeño lo compensa con su importante colección de artefactos aborígenes que van desde elementos de caza y recolección, instrumentos musicales, hasta urnas y artículos del diario vivir de las diferentes culturas que habitaron estas tierras.

Taironaka Santa Marta Taironaka Santa Marta Taironaka Santa Marta

Y todo esto para que te hagas de una idea de lo que te puede esperar en Pueblito o en la apoteósica Ciudad Perdida, porque eso sí, debemos mencionarlo, Taryonaka es el perfecto abrebocas para reconocer a los “papás” de los vestigios arqueológicos en Colombia



Y como para refrendar nuestra última afirmación basta con pasear la vista entre las terrazas escalonadas de piedra, las múltiples calles adoquinadas que se conectan con las circunferencias de roca donde antes había chozas y el rudimentario pero eficaz sistema para recolección de aguas ingeniado por sus antiguos moradores.

Asimismo, y en aras de generar una atmósfera más envolvente que nos lleve siglos atrás, encontramos posadas provisionales de los kogui utilizadas a menudo para descansar de sus largos viajes desde y hacia la sierra. Allí, en estas viviendas denominadas “cansamarias”, el visitante puede observar muchos de los rituales religiosos o conocer más de cerca, de boca de un mamo, máxima autoridad y guía espiritual de los descendientes de los tayronas, anécdotas impresionantes de la trayectoria vital de koguis, arhuacos y wiwas en la Sierra.



Taironaka Santa Marta Taironaka Santa Marta Taironaka Santa Marta

Por esa misma línea, y en consonancia con la hermandad entre hombre y selva pregonada por estos habitantes, las cabañas de Tayronaka dan la merecida importancia al concepto de ecolodge (albergues ecológicos); lejos de la ciudad, la idea del turismo masivo no se asoma por este pequeño edén. El albergue va por cuenta de cuatro preciosas cabañas amables con la naturaleza, para sumar un total de nueve habitaciones con capacidad para veintitrés personas. Eso nos brinda un claro panorama de la tranquilidad que puede imperar en este mini paraíso.



En conclusión, Tayronaka promete, y mucho. Entre maravillosos senderos ecológicos, apreciación arqueológica y cultural de un pueblo sin igual en América y la aventura por un río de aguas puras a más no poder, te llenarás de muy buena energía. Plan súper recomendado para todo espíritu que quiera estar más cerca del corazón del mundo.

Ubicación



Haz estado aquí? Cuéntanos cómo fue tu experiencia

Tours, Viajes y Vacaciones en Santa Marta Colombia Copyright © 2015. Todos los Derechos Reservados.

Cumplimos con las disposiciones de la Ley 679 del 3 de Agosto de 2001 expedida por El Congreso de la República, con la cual se dictan disposiciones para prevenir y contrarrestar la explotación, la pornografía y el turismo sexual con menores de edad