Bahia de Santa Marta


La bahía más linda de América. Sí, así le dicen. ¿Será cierto? Basta observar una fotografía aérea que dé cuenta de su amplia escena o, mejor aún, situarse justo al frente de ella en sus muelles, en el malecón, avistarla desde las terrazas de los hoteles, gozar de la brisa y de un precioso atardecer mientras las embarcaciones se acercan a fondear… Estarías también de acuerdo.

Pero no solo es la más linda sino también la más tranquila y eso lo reconocen navegantes de todo el mundo que vienen a comprobarlo por sí mismos. Sin caer en exageración alguna, te contamos que muchos de ellos deciden cancelar sus negocios en sus respectivos países y terminan por quedarse en Santa Marta, así de seria es la cosa con la magia samaria.

Ah y que por qué es la más tranquila, bueno eso se responde echándole una mirada a las estribaciones de la Sierra que mojan el mar Caribe. Estas estribaciones descienden desde el monte costero más alto del mundo, ese mismo que sirve de barrera natural y que no permite el azote de fuertes vientos. Los señores huracanes, felices ellos asolando otros paraísos del Caribe, por aquí ni se asoman

Galería de Fotos


Y es que en la bahía de Santa Marta solo sopla una gentil brisa; los samarios le dicen “loca” de manera cariñosa, tal vez porque le gusta jugar con los vestidos de las bellas transeúntes o porque sopla juguetona las velas de algunas embarcaciones que buscan los seguros muelles de la Marina. Aquí viene otro valor agregado: resulta ser que la Marina de Santa Marta es la más moderna de Sudamérica, una de las más visitadas y, probablemente, la más segura.



Así que con estas características resultaba imposible que los colonos españoles no fundaran aquí una de las primeras ciudades de América; por esta misma razón la bahía es importante foco comercial, parte de la infraestructura hotelera de primer nivel tiene asiento frente a sus aguas, otro tanto sucede con los restaurantes que, dado su menú, no decepcionarían ni al paladar más exigente, porque si algo tiene de maravilloso el pueblo samario es esa sabia disposición de sabores ancestrales: entre recetarios africanos, aborígenes, coloniales y mestizos, el sabor de la mesa de Santa Marta es como “para raspar la olla”.

Bahia de Santa Marta Bahia de Santa Marta

Qué tal una caminata para reposar tremendo banquete. Con la tranquilidad que solo sabe prodigar esa vista de la bahía, los barcos deslizándose suavemente, las gaviotas haciendo una que otra intervención con su algarabía, la línea del mar y el cielo desvaneciéndose en un solo cuadro… idílico ¿no? Espera al atardecer y verás una obra que cobra extraordinarias cuotas de belleza.

Y la noche…, la noche en la bahía se viste de colores y de sabor, el caleidoscopio caribe encandila con sus luces; hechizan a los tímpanos la música alegre; los bares y las discotecas abren sus puertas y las caderas quieren moverse al son caribeño. Un trago de un buen coctel para saciar la sed y… a bailar una vez más.

Ubicación



Haz estado aquí? Cuéntanos cómo fue tu experiencia

Tours, Viajes y Vacaciones en Santa Marta Colombia Copyright © 2015. Todos los Derechos Reservados.

Cumplimos con las disposiciones de la Ley 679 del 3 de Agosto de 2001 expedida por El Congreso de la República, con la cual se dictan disposiciones para prevenir y contrarrestar la explotación, la pornografía y el turismo sexual con menores de edad